Pages Menu
Categories Menu

Posted by on 17 Jun, 2016 in Blog | 0 comments

ATLAS2020, el exoesqueleto que ayuda a los niños con atrofias musculares

4ae3a3fe2ff777b5f0148e514afbeb59_XLEn nuestro blog, ya os hemos hablado de desarrollos tecnológicos que facilitan la vida de personas con discapacidades físicas. Hoy, os traemos el caso del exoesqueleto que ayuda a los niños que padecen atrofias musculares.

El armazón de marcha pediátrico ATLAS2020 abarca desde los pies hasta el tronco de los infantes que sujete. Está fabricado en aluminio y titanio, con un peso de 12 kg. Consta de unos apoyos largos que se amoldan al cuerpo del niño o niña. Estos sostenes pueden ponerse a diferentes medidas puesto que es un esqueleto metálico utilizable desde los 3 hasta los 14 años.

La estructura dispone de 5 motores para poder aguantar el peso corporal y emular los movimientos producidos al caminar. Precisamente, la atrofia muscular espinal, para la que se ha desarrollado este exoesqueleto, se caracteriza por la pérdida exponencial de la capacidad motora. Su naturaleza es neuronal y degenerativa, con lo que la fuerza muscular va desapareciendo. Según los datos publicados, es una enfermedad que en España afecta a 1 de cada 10.000 niños.

Este proyecto está dirigido por Elena García Armada, que ha liderado a colegas investigadores del CSIC. La mayor participación la ha tenido, en concreto, la empresa tecnológica del organismo público de investigación. Marsi Bionics desarrolla este tipo de “ortesis activas completas” que dan soporte a piernas y tronco para el movimiento. También, las hay que ayudan solo a una articulación, como rodilla o codo.

La compañía lleva ya recaudados 222.500 euros entre donativos, inversiones y préstamos, además de una campaña de crowdfunding lanzada. El objetivo es desarrollar y comercializar este prototipo de exoesqueleto. La recaudación monetaria es de suma importancia ya que es una innovación que puede llegar a costar 30.000 euros en el mercado. Buscan que estos aparatos puedan alquilarse (seguramente por unos 800 euros mensuales) y que los pacientes obtengan ayudas públicas para su financiación.

El exoesqueleto de marcha pediátrico ATLAS2020 funciona con sensores y 5 horas de autonomía. Está siendo probado por los equipos médicos de los hospitales Sant Joan de Déu (Barcelona) y Ramón y Cajal (Madrid). Este dispositivo también busca utilizarse no solo en los hogares de los pacientes, también en los centros hospitalarios.

Nos parece muy interesante el punto que comentan en la noticia publicada en la web del CSIC. El ATLAS2020 tiene cierta inteligencia en lo que respecta a su capacidad adaptativa. La atrofia muscular espinal se desarrolla de forma distinta conforme pasen los años y afecte a cada paciente. Esta estructura busca amoldarse a esas necesidades.

Hay otros ejemplos de mecanismos que ayudan a pacientes con movibilidad reducida por problemas neuromusculares. El modelo ATLAS2030 de Marsi Bionics también está pensado para casos de parálisis cerebral y espina bífida. Absorbe la presión de las articulaciones gracias a la tecnología ARES. El modelo MB-ActiveKnee es una estructura destinada a potenciar la movilidad de la rodilla (o el codo) para casos de hemiplejías y esclerosis múltiple.

Nos gusta ver cómo la tecnología contribuye al desarrollo completo de las personas a nivel sanitario, social y psicológico.

Share on FacebookTweet about this on TwitterShare on LinkedInShare on Google+Pin on Pinterest

Post a Reply

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

*